La experiencia de una maestra chilena en la Escuela Reggio

Soy maestra chilena con 21 años de servicio en la labor educativa de primera infancia, y durante los meses de marzo y abril del presente año disfrute de una de las experiencias educativas más enriquecedoras que he podido conocer a lo largo de mi carrera profesional.

Compartí el trabajo que realizan los profesionales de la Escuela Infantil Reggio y fue para mí un gran aprendizaje. Pude constatar el gran compromiso que tiene cada uno de los integrantes de este equipo y de como se involucran día a día con los fundamentos Reggianos que sustentan su proyecto educativo.

Desde el primer día que ingrese al establecimiento fue para mí un aprendizaje, confían en las potencialidades de cada niño, y para ello ofrecen miles de alternativas en las que puedan explorar y experimentar a través del juego, del dialogo, y la reflexión, considerando las aportaciones de las familias logrando así un trabajo en conjunto.

Cada uno de los profesionales que allí se desempeña es importante, existiendo el convencimiento de que todos aprenden de todos. En mi formación profesional he visto como la estructura y la formalidad encasilla a los niños a ciertos parámetros y/o conductas establecidas.

La escuela Infantil Reggio persigue todo lo contrario, no quiere mostrar la manera de como enseñar sino la manera de como aprender, y eso se observa en cada instante que se vive en Reggio, desde la recepción de los niños hasta su despedida, desde como esas parejas educativas reflexionan en torno a su desempeño, criticando desde lo positivo para así mejorar sus prácticas educativas, de como documentan y hacen visible todo aquello que realizan, siguiendo los principios de Loris Malaguzzi, “Lo que no se ve no existe”.

Sin duda agradezco la oportunidad que me brindaron de conocer desde la practica todo aquello que en la teoría dice la pedagogía Reggio Emilia, solo espero aplicar a mi realidad todo lo aprendido.

                                                                                          Jessica Ríos Soto

                                                               Técnico en Educación Parvularia, Osorno – Chile